This site has limited support for your browser. We recommend switching to Edge, Chrome, Safari, or Firefox.

¡PROMOCIÓN ESPECIAL! FlashLED SOS V16 + App SOS Alert + Envío Gratis AHORA POR 49,90 €

5 consejos de última hora que pueden hacerte pasar la ITV

La inspección técnica es un trámite que todo conductor debe pasar con la periodicidad correspondiente para certificar que el vehículo está en las mejores condiciones para circular y que no supone ningún problema para la seguridad vial. Aunque lo llevemos al taller antes de pasarla para garantizar el resultado favorable, siempre surgen dudas de última hora. Por eso, te damos cinco consejos que pueden hacer que la balanza se decante hacia el lado esperado.

El mecánico revisa el vehículo para pasar la ITV

Lleva limpio tu vehículo

Si eres de los que no suelen lavar su vehículo, al menos hazlo para pasar la ITV. Tener un vehículo limpio genera una buena impresión. Transmite la sensación de que lo cuidas. Aunque pienses que un coche sucio disimula los golpes y arañazos de cara a la inspección, estos no son motivos para no pasar la ITV a menos que supongan un peligro para la conducción. Así que límpialo.

Date una vuelta antes de la inspección

Especialmente para los coches diésel, recorrer varios kilómetros antes de acudir a la ITV es un buen truco para superar satisfactoriamente la prueba de humos. Sobre todo, para aquellos que lo utilizan para trayectos cortos, ya que la carbonilla que se acumula en el motor es la causante de que muchos rechazos en la inspección. Así pues, es aconsejable conducir 15 o 20 km en marchas cortas y un régimen alto para eliminar esta carbonilla.

El motor, siempre caliente

Un motor frío no es tan eficaz ni tan eficiente y puede dar un resultado desfavorable en la prueba de emisiones, pero también en el resto de las pruebas. Por tanto, y como en el punto anterior, conduce un rato antes de llevar tu vehículo a la inspección técnica.

Échale un ojo

Revisar visualmente tu vehículo para confirmar que todo “esté en orden” es un detalle que normalmente se pasa por alto, pero que puede ser clave para evitar un resultado desfavorable. ¡Y que además no cuesta nada! Comprueba el estado de neumáticos, luces, escobillas, matrículas, retrovisores… para evitar la acumulación de faltas leves que, acumuladas, pueden suponer un “no favorable”.

Las lunas, sin desperfectos

Este detalle es desconocido por muchos conductores, pero supone un “desfavorable” a la hora de pasar la inspección. Cualquier impacto, fisura o deterioro visible, por pequeño que sea, te impedirá salir del centro ITV con el anhelado adhesivo en la luna delantera. Así que, si tienes un desperfecto en los cristales, arréglalo.

Cart

No more products available for purchase

Your cart is currently empty.